Naturaleza
Ecología
Parques Nacionales

Geografía
Arqueología
Paleontología

Las corrientes inmigratorias en Argentina

Playas
Volcanes
Estancias
Salud / Spa / Termas

Principales grupos étnicos

Fotos: Archivo Histórico de la Nación - Colección Edi Jones

Corrientes Inmigratorias:

CAUSAS Y CONSECUENCIAS

INMIGRACION

Pesca
Ski
Montañismo
Trekking
Rafting / Kayak
Cabalgatas
Golf
Fútbol
Travesías 4 x 4
Polo

Principales grupos étnicos

• Italianos
• Españoles
• Ingleses
• Alemanes
• Franceses
• Armenios
• Rusos
• Polacos
• Sirio - Libaneses
• Suizos
• Galeses

Arte y Cultura
Legado y Tradición
Gastronomía
Artesanías

Italianos:

Estos conformaron el grupo más numeroso. Por su número, sus industrias, sus comercios, sus capitales y sus profesionales; ocupaban un lugar prominente en la vida económica y social de la ciudad de Buenos Aires. También era muy importante este grupo en Santa Fe y Rosario. Hasta 1894 vinieron fundamentalmente del norte de Italia y luego en su mayoría del sur.

Vida Urbana
Tango
Entretenimientos

Argentina Tips

Productos / Negocios


Españoles:

Siguen en importancia a los italianos, este grupo llega más tardíamente pero es muy numeroso. Los españoles tienen ingresos superiores a los italianos. Vinieron fundamentalmente de Galicia, Asturias, El País Vasco, Cataluña y Castilla.
Ingleses, Franceses, Alemanes, Suizos, Galeses

Numéricamente, la más débil, pero desempeñó un importante papel económico. Tuvieron generalmente calificación profesional, cierto grado de instrucción, y medios capitales que invirtieron en el campo y la industria.

Rusos, Sirios, Libaneses y Armenios:

Se distinguen de los otros grupos por su ingreso tardío y por las diferencias de lenguas (árabe, ruso) y de religión (judía, musulmana, ortodoxa) y sus costumbres


Estos inmigrantes contribuyeron al progreso del país y a llegar a ser "El país europeo de Latinoamérica". Con la inmigración se da por finalizada la llamada "Era criolla" argentina para ingresar en la Argentina moderna.

Es preciso destacar que la Argentina no nació con la inmigración. Los recién llegados descubrieron un país que poseía una cultura, una organización política, antiguas estructuras sociales y sobre todo un grupo dirigente emprendedor que apelaba a la inmigración para necesidades coyunturales. La yuxtaposición de rasgos culturales criollos y extranjeros constituyó la principal característica de esta "sociedad en transición".

Años después, la mezcla del criollo y el gringo producirá el hombre de la clase media. alta, con el afán de elevar su posición y su bienestar económico,

Cambios en la constitución étnica, Las costumbres, la economía y la cultura


Decisivos son los cambios que el llamado "poblamiento" del país, produjo en la constitución étnica de la población. Ello trajo, inclusive, modificaciones en las costumbres, la economía y la cultura.

Italianos y españoles forman el mayor volumen de ese torrente. El comportamiento del inmigrante será distinto según se deje halagar por las comodidades de la ciudad o se resuelva a dirigirse al campo.

La fecunda inmigración italiana, representada por el chacarero, modifica el aspecto del campo, levanta su casa, planta árboles, trae el sauce y el paraíso.

El otro italiano se queda en la ciudad, es zapatero de profesión o vendedor ambulante, vive en el abigarrado mundo del conventillo junto al bombero criollo, a la lavandera morena, al turco baratijero, al agente de policía de entonces, en quien predomina la sangre indígena.

El español de esta época ha aprendido a amar el trabajo. En general, —salvo el vasco—, no se dedica al cultivo de la tierra. Comienza, a veces, como peón de almacén, luego se independiza y pone el suyo. Otros traen su talento de carpintero

Entre los italianos, el genovés llega primero, sin abandonar la ciudad, y se establece en el barrio de la Boca, al que da verdadero carácter o a Mar del Plata dedicándose a la pesca.

Otros inmigrantes de diversas nacionalidades se suman al caudal. Llega el turco transhumante, el sirio-libanés que recorre los caminos con su fardo de géneros y toallas; el suizo, el francés, las gentes todas, en fin, de Europa y del Cercano Oriente llegan también los gitanos

Los españoles traen sus guisos, los italianos sus pastas. Aparecen ya hacia 1872 las romerías españolas, con que se festejan las fiestas de la Virgen y se realizan al aire libre, en el Palermo de antaño. Los italianos traen su gusto por la ópera, que tiene entre ellos difusión popular. Se instalan orfeones. Los obreros franceses, en general galponeros, han venido para colaborar en la instalación de grandes fábricas, e imponen sin querer la moda del llamado pantalón a la francesa, que adoptará el obrero del país.

Los ingleses llegan para trabajar en el trazado de los ferrocarriles

El idioma sufre sensibles cambios. El genovés, el francés y el portugués contribuyen a crear una jerga carcelaria, algunas de cuyas palabras se hacen de uso común. Es el "lunfardo", palabra que significa "ladrón".

Comienza siendo un lenguaje de clave, utilizado en las cárceles entre los presos, para evitar ser entendidos por los guardias.

Entretanto, va naciendo una clase media. El artesano u obrero enriquecido aspira a elevarse socialmente. Hace estudiar a su hijo. Así, el padre puede ser zapatero, carbonero o verdulero, pero el hijo será doctor. El vástago, sin embargo, suele avergonzarse del origen humilde de sus padres. Es el drama de "M'hijo el dotor", que Florencio Sánchez llevó al teatro.

La unidad de la familia europea se resiente en América. Pero el hijo se sentirá orgullosamente argentino, y en ese sentimiento se da la nueva identidad, a la que suelen contribuir muchas sangres.
Se crea el tipo nuestro: vivaz, inteligente, con un culto de la amistad que recuerda a la hospitalidad del gaucho.

La nueva identidad no hace cuestión de sangres, porque está ligada por un profundo nexo espiritual: el amor al país, el sentimiento de lo argentino.

El orgullo de ser argentino formará la base de la identidad nacional.


La campo da otros tipos humanos, distintos de los de la ciudad. El vasco, lechero en el ambiente urbano, se hace tambero en la llanura o funda una estancia.


El inmigrante que llega es ahorrativo. En Buenos Aires, es curioso que el Banco de la Provincia haya sido el que contaba con más depositantes entre la gente de inmigración.

En 1876 se dicta la ley N9 761, Ley de Inmigración y Colonización, que considera inmigrantes a los "extranjeros jornaleros, artesanos, industriales, cultivadores o profesores que con menos de 60 años de edad, buena moralidad y aptitudes suficientes, lleguen en 3a ó 2a clase (en barco) al territorio de la República para establecerse en ella".
bar inmigrantes
panadero
© Copyright. argentinaXplora.com
2000 - 2014
Todos los derechos reservados
Home