argentinaXplora.com

Naturaleza
Ecología
Parques Nacionales

Geografía
Arqueología
Paleontología

Relatos de viaje: "Los Lavavajillas"

Desopilante relato del Guía sobre europeos, argentinos y quién lavará los platos.

Playas
Volcanes
Estancias
Salud / Spa / Termas

Hernán Rafael Uriburu por Hernán Rafael Uriburu

LOS “LAVAVAJILLAS”


Cuando se planifica una cabalgata, se debe tener en cuenta muchos detalles que varían según sean los participantes.
La nacionalidad del grupo es uno de ellos.
Cada país tiene su propia idiosincrasia.

No es lo mismo un grupo ingles que un grupo francés, ni uno alemán que uno argentino.

Valga como ejemplo, la atención a los caballos.

Pesca
Ski
Montañismo
Trekking
Rafting / Kayak
Cabalgatas
Golf
Fútbol
Travesías 4 x 4
Polo

Arte y Cultura
Legado y Tradición
Gastronomía
Artesanías

Vida Urbana
Tango
Entretenimientos


Los europeos en general dedican mucho tiempo a la atención de los caballos, no así los argentinos.

El 90% de los argentinos, entre los que me incluyo con vergüenza, apenas si le aflojamos la cincha para moverle la montura y ventilarle el lomo cada vez que paramos. Esta practica es recomendable hacerla varias veces al día.

Argentina Tips

Productos / Negocios

HRU

Los europeos cepillan sus caballos media hora a la mañana antes de ensillar y 15´a la tarde cuando finaliza la jornada, ... además de limpiar los cascos, darles de beber y luego largarlos a comer y descansar.

Los argentinos siempre están “ocupados” cuando hay que realizar estas tareas. “Termino de desayunar y voy a cepillar”, ... y cuando viene a cepillar el caballo ya esta ensillado.

“Me dio un retorcijón, ,,, vengo enseguida” y cuando llega el caballo esta listo para ser montado.
Esta prolijidad también se nota en el equipo personal y en las tareas a realizar.
Los europeos siempre tienen su equipo personal a mano y bajo control y están a disposición para colaborar en cualquier actividad y en cualquier momento.

Esto no debe ser tomado como una critica a los argentinos sino como un comentario y nada más.
Los argentinos, por su propia idiosincrasia, son mas alegres, más bochincheros, más simpáticos y expresivos. También son más desordenados y desobedientes que los europeos y esto tiene la ventaja que cada jornada sea original, nada standard y para nada rutinaria.

Al comenzar las cabalgatas entrego a cada participante las alforjas personales para que trasladen allí las cosas que usaran durante el día: máquina de fotos, pantalla solar, papel higiénico, un sweater, el plano, capa impermeable, ...

Si el grupo es europeo, además de las alforjas personales les entrego, en una bolsa de nylon, el plato, el vaso y la cuchara para que se hagan cargo durante toda la cabalgata y un CEPILLO por persona para ser utilizado en el caballo.

Si el grupo es argentino, ni se me ocurre darles a cargo el plato, el vaso y la cuchara porque seguramente lo pierden antes de la primer comida o se lo olvidan sobre la piedra en donde almorzaron el primer día.
Del CEPILLO ni hablar.
Llevo con la carga general 3 ó 4 cepillos que son usados por mi personal.

La comida importante y abundante es la de la noche. y es “obligación” de cada participante lavar su plato, cuchara y vaso.

Hay técnicas sencillas y elementales para alivianar esta tarea como ser la utilización del pan inmediatamente finalizada la comida y antes que se enfríe el plato.
Haciéndolo con cierta prolijidad, el plato y la cuchara quedan muy bien y muy fácil de terminarlo con un poco de detergente aunque el agua que utilicemos este fría.
Si se demora esta prelimpieza la cosa se complica bastante porque al enfriarse la salsa, el queso rallado se pega en el fondo del plato y ante la falta de agua caliente no es tarea fácil a pesar del detergente y la esponja.

No esta demás aclarar que conviene no apilar los platos para no ensuciarlos por abajo y reducir a la mitad la tarea del lavado.
A pesar de todas estas recomendaciones, si el grupo es argentino, no sé porque, siempre se “olvidan” de estos consejos y se van a dormir dejando todo roñoso y muertos de risa porque a mí me tocará la tarea del lavado.

Siempre aparece un gentil y gracioso que quiere quedar bien conmigo pero que no quiere quedar mal con el grupo y me dice “mañana te ayudo”, ... y mañana me dice lo mismo.
Los primeros años esta actitud me fastidiaba pero en la actualidad ni me mosqueo porque cuando todos se van a dormir pongo en funcionamiento el “lavavajillas”, o “los lavavajillas” porque hay dos marcas diferentes, y muy buenas.

Las dos trabajan con gran eficiencia, dedicación, y lo hacen a nivel del piso.
El trabajo grueso lo hacen muy bien pero el trabajo fino, el de terminación, siempre hay que hacerlo a mano con agua y detergente.
Los “lavavajillas” son tan eficientes que no necesitan jabón de entrada.

Al no utilizar electricidad, no hay riesgo que por una descarga eléctrica nos dé una patada,... lo que sí puede pasar, y hay que tener cuidado de no tocarlos cuando están trabajando, es que nos muerdan o arañen ya que uno ellos es marca GUAU y el otro es marca MIAU.
Hernán Rafael Uriburu

H.R.U. Turismo Alternativo
Provincia de Salta
hru@arnet.com.ar
Home
© Copyright. argentinaXplora.com
2000 - 2016
Todos los derechos reservados