argentinaXplora.com

Naturaleza
Ecología
Parques Nacionales

Geografía
Arqueología
Paleontología

Antártida - Fauna y vida salvaje

Playas
Volcanes
Estancias
Salud / Spa / Termas

por Santiago G. de la Vega

 
Fauna de la Antártida:

 AVES ANTARTICAS Y SUBANTARTICAS

 PECES ANTARTICOS

 FOCAS ANTARTICAS

 BALLENAS - CETACEOS ANTARTICOS
Artículos Relacionados:

 ECOSISTEMA DE LA  ANTARTIDA

 ECOSISTEMA DE LAS  ISLAS DEL ATLANTICO SUR

 FAUNA Y VIDA SALVAJE

 ANTARTIDA- MALVINAS, ISLAS  GEORGIA - 20 DIAS

 MAPAS DE LA ANTARTIDA:  CIRCUNNAVEGACION

 MAPAS DE LAS ISLAS

 EXPERIENCIA EN LA ANTARTIDA

 UN LUGAR LLAMADO JUBANY

Pesca
Ski
Montañismo
Trekking
Rafting / Kayak
Cabalgatas
Golf
Fútbol
Travesías 4 x 4
Polo

Arte y Cultura
Legado y Tradición
Gastronomía
Artesanías

Vida Urbana
Tango
Entretenimientos

Los Cetáceos en los mares antárticos

Ballenas con barbas

Ballenas con barbas (Misticetos)

Son siete las especies de misticetos en aguas antárticas. Las ballenas Minke, la Azul, la Pigmea Azul, la Fin, la Sei, La Jorobada, y la Ballena Franca Austral.

Existen poblaciones de casi todas ellas en ambos hemisferios, aunque no se cruzan entre sí.

Antes de la llegada del invierno, migran a menor latitud en busca de aguas templadas y protegidas, donde dan a luz y se aparean.

Argentina Tips

Productos / Negocios

Publicaciones del Autor
ANTÁRTIDA, Las LEYES entre la COSTA y el MAR

Hacia el norte de la Convergencia Antártica la comida disponible puede ser escasa y deben utilizar grasas de reserva como parte de su fuente energética.

El verano siguiente retornan a las aguas antárticas. Al distribuirse las especies a diferentes latitudes, sin formar grandes grupos, la competencia por krill u otros recursos, como los copépodos, no sería importante.

Así por ejemplo, la ballena Franca Austral y la ballena Sei, son poco frecuentes hacia el sur de la Convergencia Antártica. La Franca tiene las barbas más finas y elaboradas, y por medio de ellas puede filtrar organismos más pequeños que el krill, en especial copépodos. Característica similar presenta la Sei, en especial en la etapa juvenil.

ANTÁRTIDA, Las LEYES entre la COSTA y el MAR
Contacto Silvestre Ediciones
130 pág

La Ballena Azul muestra diferencias en su migración según el sexo y la edad de los individuos. Llegada la primavera, las hembras preñadas son las primeras en desplazarse hacia las aguas antárticas. Siguen en la migración los machos maduros, luego los inmaduros de ambos sexos y por último las hembras que han dado a luz, y sus crías.

Se internan hasta el pack y aún mas allá, al igual que la Minke, pero esta última es la única que en ocasiones pasa el invierno en aguas antárticas.

La ballena Fin y la Jorobada prefieren las aguas en torno a la Península Antártica, siendo la Jorobada la especie más costera.

Ballena Minke
 VUELOS BARATOS

Ballena Minke

La Minke es la ballena que más abunda en las aguas australes y, con nueve metros de longitud, es la más pequeña entre los Misticetos antárticos.

El macho copula a la hembra poco después de la parición, llegando así a tener una cría por año, a diferencia de las demás ballenas que dan a luz una cría cada dos años.

Ballena Azul

Con ejemplares de hasta 30 metros de largo y más de 100 toneladas de peso, la Ballena Azul es el ser viviente más grande que jamás existió en el planeta.

Tragan grandes volúmenes de krill y agua, la que luego liberan por sus barbas con la ayuda de la presión de la gran lengua. Llegan a comer hasta 3 o 4 % de su peso por día, un equivalente de entre 3 a 4 toneladas de krill para una ballena de 100 t.

Con peso medio de un gramo por individuo ingerido, esto representa unos tres a cuatro millones de individuos de krill diarios.

Ballena Azul

Las crías de la Ballena Azul tienen entre siete y ocho metros al nacer, y pesan cerca de tres toneladas. Tras una lactancia de unos siete meses llegan a los 16 m de largo y 23 t de peso, con un promedio de 80 kg de incremento diario. Para que sea posible, la hembra produce unos 130 kg de leche por día a costa de perder poco menos de la mitad de su peso en el período.

La ballena Fin

La Ballena Fin tiene el segundo lugar en la categoría de los pesados, con un tamaño máximo de hasta 26 metros y entre 80 y 90 toneladas de peso.

Tras once meses de gestación, las crías de poco más de 6 m nacen en las áreas de invierno. Ganarán unos 50 kg diarios hasta el destete.

La Ballena Jorobada

La Ballena Jorobada llega hasta algo más de los 15 metros de largo y entre 60 y 70 toneladas de peso. Sus grandes aletas dorsales la hacen inconfundible.

Desde sus zonas de reproducción en latitudes subtropicales, migran hacia el sur por ambos márgenes de Sudamérica, hasta aguas entorno a la Península Antártica. El mar de Bellingshausen es una de sus principales zonas de alimentación.

Come casi exclusivamente krill, ingiriendo unas dos toneladas en cuatro comidas diarias. En el Hemisferio Norte en cambio, los peces dominan en su dieta.

Prefiere aguas costeras, sobre zonas de plataforma continental, tanto para sus zonas de alimentación como para sus rutas migratorias.

Cetáceos con dientes (Odontocetos)

Las poblaciones antárticas de Cetáceos con dientes (Odontocetos) son más escasas que las ballenas con barbas.

Por un lado, mantener el metabolismo en las frías aguas antárticas implica un alto gasto de energía, a pesar del buen aislamiento que da la capa de grasa. Al no ser el abundante krill su fuente de alimento, encontrar sustento implica mayor inversión.

El Delfín de Frente Plana, de hasta 8 m de longitud, es el único odontoceto en que el krill representa más de la mitad de su dieta cuando frecuenta las aguas antárticas.

La mayoría de los odontocetos son especialmente sociales, y viajan y comen en grupos bien definidos. El Cachalote y la Orca son dos buenos ejemplos adaptados a las frías aguas. En ambos casos, el macho es de mayor tamaño que la hembra.

El Cachalote

Los machos miden entre 15 y 16 metros (hay ejemplares de hasta 18 m), mientras que las hembras alcanzan los 12 m de longitud.

La mandíbula inferior tiene dientes, aunque sin función en la alimentación, sino tal vez en agresión entre machos por las hembras.

Cada macho copula a varias hembras y la gestación se prolonga 14,5 meses. Siguen dos años de lactancia, y varios meses de recuperación hasta la siguiente ovulación. Por tanto, la hembra madura llega a tener una cría cada cuatro o cinco años.

Sólo los machos migran a las aguas antárticas, donde se alimentan. Comen calamares a profundidades de hasta más de 1000 m, donde la emisión de luz de los órganos bioluminiscentes de sus presas les ayudarían a detectarlas. Se ha sugerido que las ondas sonoras de gran intensidad que pueden generar tendrían un efecto inmovilizador o debilitante sobre calamares y peces.

Orca

La Orca

La Orca recorre todos los mares del mundo, desde al Artico al Antártico. En aguas antárticas son frecuentes y la mayoría se desplazaría hacia el norte con la llegada del invierno.

Se comrpobó en estudios en el Pacífico Norte, que forman dos tipos de agrupaciones con comportamientos y dietas diferentes.

Hay grupos reducidos que nadan cerca de la costa, y tienen en mamíferos marinos sus presas dominantes. Una hembra al menos y su descendencia directa integran cada grupo.

Los machos usualmente dejan a su madre al madurar y viajan solos o con otros grupos costeros. Se desplazan en silencio y suelen vocalizar, con repertorio no muy diverso, tras atrapar una presa.

Por otra parte se forman grupos más numerosos, y se especializan en comer peces. Por lo menos hay una hembra con su descendencia, y hasta tres a cuatro generaciones pueden llegar a compartir un mismo grupo. Mantienen cohesión con la ayuda de vocalizaciones.

En la Antártida también se darían estas diferencias. Hay grupos numerosos que nadan cerca del borde del campo de hielo y tienen en los peces su dieta dominante; grupos de menor tamaño son más costeros, y predan con preferencia sobre focas y lobos de dos pelos, pero también aves, como pingüinos.

Llegan a desalojar a sus presas de pequeños témpanos flotantes. Sea levantando el bloque de hielo o pasando muy cerca para provocar la caída de la presa con el oleaje.

Santiago G. de la Vega

A fines de 1986 me recibí de biólogo (Universidad Nacional de Mar del Plata), y a Ios pocos días embarqué a la Antártida por un año. La intensa experiencia de contacto silvestre allí vivenciada, creo que ha sido fuerte motivación para afirmar un rumbo natural.
Siguió otra campaña antártica, y luego un cambio de latitud. Fui al ambiente chaqueño, en Formosa. Un proyecto de conservación y eco turismo allí propuesto se empantanó entre otras cosas, por grandes inundaciones.
Santiago G. de la Vega
Con los Avatares de un biólogo suelto en Buenos Aires, comencé a guiar viajes de Turismo de Naturaleza por el país y sur de Chile. Se sumó la etapa de escribir y colaborar en diversas publicaciones y - por tal motivo -, más viajes.

estimulado por el foco de mi interés, inicié la serie: Las Leyes...., y realmente disfruto escribiendo estas páginas. Tras un retorno a la Antártida, las primeras publicaciones se concretaron.
Conectar tramas de la vida silvestre para atrapar tu CURIOSIDAD hacia nuestros ambientes naturales es lo que pretendo.
© Copyright. argentinaXplora.com
1999 - 2014
Todos los derechos reservados
Home