argentinaXplora.com

Naturaleza
Ecología
Parques Nacionales

Geografía
Arqueología
Paleontología

Aves de la Península Antártica y las Islas Subantárticas

Playas
Volcanes
Estancias
Salud / Spa / Termas

Pingüinos, albatros, petreles, cormoranes, gaviotas y palomas antárticas

Pingüino


FAUNA DE LA ANTÁRTIDA

 AVES ANTARTICAS Y SUBANTARTICAS

 PECES ANTARTICOS

 FOCAS ANTARTICAS

 BALLENAS - CETACEOS ANTARTICOS

Pesca
Ski
Montañismo
Trekking
Rafting / Kayak
Cabalgatas
Golf
Fútbol
Travesías 4 x 4
Polo

Arte y Cultura
Legado y Tradición
Gastronomía
Artesanías

Aves de la Península Antártica y Islas Subantárticas. por Santiago G. de la Vega

Tan sólo 39 especies de aves son importantes nidificantes al sur de la llamada Convergencia Antártica, estrecha franja marina alrededor del continente blanco donde se producen bruscos cambios en la temperatura y salinidad de las aguas.

Partiendo desde Tierra del Fuego, la Convergencia se atraviesa durante el cruce del Pasaje de Drake.


Se trata de 7 especies de pingüinos, 6 de albatros, 18 de petreles, 2 escúas, el Cormorán Antártico, la Gaviota Cocinera, el Gaviotín Antártico, la Paloma Antártica, y -exclusivamente en las Islas Georgias del Sur-, el Pato Maicero de las Georgias y la Cachirla Antártica.

Vida Urbana
Tango
Entretenimientos

Argentina Tips

Productos / Negocios

Publicaciones del Autor
fauna antartica Si bien la diversidad es baja, el número de individuos de algunas de estas especies es altísimo.

Estos representantes del mundo alado soportan rigurosas e impredecibles condiciones climáticas, y tienen breves períodos para sus ciclos reproductivos.

Retrasos en las fechas de arribo, en la puesta de sus huevos y en la partida al fin de cada temporada pueden ser la diferencia entre la vida o la muerte para miles de individuos.
ANTÁRTIDA, Las LEYES entre la COSTA y el MAR
Contacto Silvestre Ediciones
130 pág
Casi todas las especies nidifican en las limitadas zonas costeras libres de hielos, espacios por los cuales puede haber competencia. En la isla 25 de Mayo de las Shetland del Sur, por ejemplo, solo un 5 % de las costas permanecen libres de hielos.

Anticipando la llegada del invierno, las aves migran en retorno hacia menores latitudes, o al menos casi todas ellas: el Pingüino Emperador permanece sobre el pack de hielo incubando su único pichón y el Pingüino Adelia se desplaza hasta el borde del pack, donde encuentra fuente de alimento.

Los pingüinos

Los pingüinos son el grupo de aves mejor adaptado al medio acuático. Su cuerpo hidrodinámico, las alas transformadas en potentes aletas propulsoras, patas palmeadas, y una extraordinaria capacidad de natación y buceo.

Artículos Relacionados:

• ECOSISTEMA DE LA
  ANTARTIDA


• ECOSISTEMA DE LAS
  ISLAS DEL ATLANTICO SUR


• VIDA SALVAJE

• MAPAS DE LA ANTARTIDA
  CIRCUNNAVEGACION


• MAPAS DE LAS ISLAS

• EXPERIENCIA EN LA ANTARTIDA


• UN LUGAR LLAMADO JUBANY

Cuentan con una gruesa capa de grasa y plumas especializadas que mantienen impermeables.

Una muestra de su adaptación es su capacidad de buceo. El Emperador alcanza los 265 metros de profundidad y puede permanecer hasta 18 minutos bajo el agua.

Para el Adelia y el Papúa se conocen registros de hasta 7 minutos de buceo, aunque en general se registran cortas inmersiones.
pinguinos nadando antartida
En tierra, los pingüinos resultan torpes y simpáticos a nuestra vista, aunque las especies antárticas pueden utilizar la nieve y el hielo para deslizarse agilmente como por un tobogán.

Finalizado el período reproductivo y la posterior etapa de alimentación en el mar, el plumaje pierde impermeabilidad y aislamiento y deben permanecer en tierra para su renovación, lo que implica una notable baja de reservas.

El Pingüino Emperador llega a perder hasta el 45 % de su peso tras sus 34 días de muda.
pinguino emperador A partir de fines de octubre los Adelia arriban a las colonias y construyen o reacondicionan sus nidos.

Tras el cortejo y la cópula, en la primera quincena de noviembre hacen su puesta de dos huevos. Durante cerca de 33 días, macho y hembra se alternan en la incubación.

Luego de la eclosión, ambos padres comparten la búsqueda de comida y los pichones son alimentados por regurgitación.
 VUELOS BARATOS
En las multitudinarias colonias, sus variadas voces y señales visuales les permiten identificar a su pareja y a sus pichones

Desde fines de diciembre y durante enero llegan los juveniles no reproductores. Ayudan a cuidar las guarderías de pichones, mientras los padres buscan alimento en el mar.

En febrero los pichones abandonan las colonias, mientras que adultos reproductores y los juveniles mudan su plumaje. En marzo habrán partido hacia el borde del campo de hielo, sitio de alimentación invernal.

El Pingüino de Barbijo, con un ciclo similar, inicia su etapa reproductiva unas dos o tres semanas más tarde que el Adelia. Prefiere costas mas escarpadas, y en muchos casos sus asentamientos se encuentran contiguos a las colonias de Adelia o Papúa.

El krill es la base de la dieta de estos pinguinos, aunque en el Papúa es más variable según las zonas.
¿ Cuántos Pingüinos Adelia, Barbijo y Papúa hay en la Península Antártica e islas cercanas ?

La población reproductiva de Adelia en la Península Antártica es cercana al millón de parejas, distribuidas en 24 colonias.

Las poblaciones del Barbijo según datos recientes son de casi 594.000 parejas en 103 colonias y del Papua se registraron 24.016 parejas en 42 colonias.
pinguino

Los Petreles

La mayoría de la especies de petreles de la zona nidifican en las costas del oeste de la Península y en los archipiélagos vecinos.

El Petrel de las Nieves y el Petrel Damero, ambos con picos y garras poderosas, limpian la nieve de las áreas expuestas donde nidifican. Pueden entonces iniciar su reproducción al comienzo del verano austral, sincronizando la puesta de huevos con el incremento de zooplancton, alimento para sus pichones.
Antes de que llegue el frío invernal, tendrán tiempo para una muda completa cerca del área reproductiva.

Petreles antárticos más pequeños y delicados, como el Petrel de Wilson, nidifican en huecos entre las piedras, en general en acantilados, a buen resguardo de los escúas.

Dependen del derretimiento de la nieve que bloquea la entrada a sus nidos, lo que puede significar demoras en el inicio de su reproducción, lo que implica el riesgo del atraso en la corta temporada.

El Petrel de las Nieves, el Petrel Damero, el Petrel de Wilson, y el Fulmar Austral requieren del krill u otras fuentes de zooplancton. Muchas especies se alimentan en especial durante la noche, tomando ventaja de la migración hacia aguas superficiales de presas bioluminiscentes.
petrl pichon
Los petreles elaboran aceites ricos en lípidos en sus estómagos, solución para transportar energía concentrada desde distantes lugares de alimentación hasta los nidos. Los aceites son además buena defensa al poder eyectarse contra predadores, como los escúas.

El Petrel Gigante forma colonias en pequeñas colinas o al borde de acantilados e incuban su huevo durante casi dos meses. Los padres de más experiencia tienen sus nidos en el centro de la colonia, donde hay mayor protección contra los predadores y las inclemencias del tiempo. Tras 100 a 135 días de vida, los pichones cambian el plumón, prontos a iniciar sus vuelos.

El Petrel de Wilson nidifica en acantilados o escarpadas y abruptas laderas del continente y de la Península Antártica e Islas Subantárticas.

Durante la incubación de casi siete semanas, intervienen ambos padres.

Los escúas son su principal predador, y para tratar de evadirlos el Petrel de Wilson retorna al nido en la oscuridad.

Tras el cambio del plumón, entre fines de abril y fines de mayo, están en condiciones de iniciar sus primeros vuelos.

En poco tiempo migrarán hacia el Norte por todos los océanos, en especial el Atlántico. Llegan a cruzar la línea del Ecuador y se han registrado individuos hasta los 50 º de latitud N.
cormoran imerial

El Cormorán Imperial

Colonias reproductivas de unos cientos de parejas de cormoranes imperiales se establecen en zonas costeras de diversas Islas Subantárticas.

No se alejan mucho de las costas y, cada temporada, un alto porcentaje de los individuos mantienen un mismo nido y pareja.

Con la elaboración del nido comienza el cortejo sexual, que se extiende hasta después de la puesta de huevos e incluso del nacimiento de pichones.
cormoran La puesta de los primeros huevos se da entre fines de octubre y principios de noviembre.

Durante las dos primeras semanas, los pequeños demandan la atención de sus padres hasta lograr su propia regulación de temperatura. Luego sigue un rápido crecimiento y en marzo cambian el plumón.


El Cormorán Imperial captura peces que tienen relación con el fondo en aguas poco profundas, entre los que se destacan las Notothenia. Además ingiere diversos gusanos marinos (poliquetos), moluscos y crustáceos.

En la Antártida los peces costeros se distribuyen hasta profundidades de poco mas de 100 metros de profundidad, hasta donde pueden acceder los cormoranes en sus buceos. Estas aves serían pues, buenos indicadores indirectos de la abundancia y los cambios en las comunidades de peces.

La Gaviota Cocinera

Las gaviotas son aves gregarias que se reproducen, comen y migran en grupos. Son oportunistas y con dietas muy variadas. La Gaviota Cocinera es la única especie en su familia que se reproduce en la Península Antártica e Islas Subantárticas.

Establecen territorios y tienen alto grado de fidelidad a la pareja. Muchas forman colonias de nidificación en el mismo sitio durante varias temporadas. Su puesta es de entre dos y tres huevos y ambos sexos participan en la incubación.

Son migratorias y en su mayoría se desplazan hacia latitud menores a pasar el invierno.

La Gaviota Cocinera tiene una dieta muy amplia. Con la marea baja, las lapas son un una buena fuente de alimento y seleccionarían las de mayor tamaño. Pueden arrojar desde el aire organismos como bivalvos para que se rompan al golpear contra superficies duras. Otras entran en la piratería, incluso entre individuos de la misma especie.

El Gaviotín Antártico

El Gaviotín Antártico es un ave residente no migratoria, y exceptuando unas pocas especies de petreles, es el ave antártica voladora que más depende del krill en su dieta, aunque también incluye peces.

Construye sus nidos en zonas expuestas, con riesgo de predación de huevos y pichones. Aunque su temprana puesta evade en cierto modo la máxima presión de los escúas que se da cuando estos deben alimentar a sus pichones.

La Paloma Antártica

La Paloma Antártica establece sus nidos entre rocas, muchas veces cerca de colonias de pingüinos y cormoranes, del Elefante Marino o el Lobo de dos Pelos.

A mediados de diciembre hacen una puesta de entre 2 y 3 huevos que incuban durante cerca de 30 días. En general sobrevive solo un pichón y se estima que pueden llegar a ser canibales, característica también presente en los escúas.

Es un ave oportunista con una dieta amplia. Come huevos y pichones de aves como pingüinos y cormoranes, regurgitados, eyecciones de pingüinos, carroña y moluscos como lapas o crustáceos del intermareal.

Hay adultos que permanecen en la Península e Islas Subantárticas durante todo el invierno, encontrando comida en las bases.

Muchos adultos y la mayoría de los adolescentes vuelan hacia el norte, llegando hasta Islas Malvinas y las costas patagónicas al final del verano.

Los Escúas

En la Península Antártica e Islas Subantárticas nidifican dos especies de escúas, agresivos predadores antárticos.

Cada pareja reproductiva protege un territorio en torno a su nido y algunos escúas defienden además territorios de alimentación, como ser un número variable de nidos en una pinguinera.

Son muy agresivos hacia los intrusos que entran a sus territorios, en especial al poco de eclosionar sus huevos. Los pichones requieren alimentos de sus padres hasta después del cambio de plumón que se da entre marzo y abril.

El Escúa Grande preda más sobre pichones y huevos de pingüinos y el Escúa Antártico en cambio, basa su dieta en peces, pero ambos incluyen otros componentes y también llegan a comer huevos o pichones de la misma especie.

Santiago G. de la Vega

A fines de 1986 me recibí de biólogo (Universidad Nacional de Mar del Plata), y a Ios pocos días embarqué a la Antártida por un año. La intensa experiencia de contacto silvestre allí vivenciada, creo que ha sido fuerte motivación para afirmar un rumbo natural.
Siguió otra campaña antártica, y luego un cambio de latitud. Fui al ambiente chaqueño, en Formosa. Un proyecto de conservación y eco turismo allí propuesto se empantanó entre otras cosas, por grandes inundaciones.
Santiago G. de la Vega
Con los Avatares de un biólogo suelto en Buenos Aires, comencé a guiar viajes de Turismo de Naturaleza por el país y sur de Chile. Se sumó la etapa de escribir y colaborar en diversas publicaciones y - por tal motivo -, más viajes.

estimulado por el foco de mi interés, inicié la serie: Las Leyes...., y realmente disfruto escribiendo estas páginas. Tras un retorno a la Antártida, las primeras publicaciones se concretaron.
Conectar tramas de la vida silvestre para atrapar tu CURIOSIDAD hacia nuestros ambientes naturales es lo que pretendo.
Home
© Copyright. argentinaXplora.com
2000 - 2014
Todos los derechos reservados